Cristina Fernandez de Kirchner - Néstor kirchner - Evita - Juan Domingo Peron - PJ - Sexo XXX

Hija no reconocida de Kristina Fernandez de Kichner (pero no de Néstor Kirchner).

¿ UNA HIJA OCULTA DE CRISTINA FERNANDEZ DE KIRCHNER ?

Las valijas encontradas en Aeroparque llevaban dólares para la campaña de Cristinita. Desde Venezuela. Era una valija más, de las tantas por mes. Dólares chavistas. Los servicios de inteligencia venezolanos conocen el procedimiento: son los encargados de la supervisión de todos los envíos. Una maniobra de reacomodamiento del precio del crudo con Irán añadió un pedido especial: hacer caer una valija en Buenos Aires. Exigencia de los servicios de inteligencia iraníes. En retribución al protestantismo kirchnerista. Al anuncio publicitario de la inculpación contra Irán. En calidad de responsables del atentado a la Asociación de Mutuales Israelitas, en Argentina. Fue la primera advertencia: la caída de una valija con dólares kirchneristas en el Aeroparque porteño.
«Específicamente: dólares para el abanderamiento disciplinario de todo Buenos Aires. Con los afiches photoshopeados de la Senadora. Fue ante uno de esos 'Cristina, Cobos y vos', escrito en blanco, que la nena de 36 años, enferma mental (con sindrome de down, más precisamente), dijo algo de su madre en medio de la calle: señaló a la Senadora y dijo 'mamá'.

Ni las cuotas del Centro de Rehabilitación San Juan de Dios ni los tutores especiales en la casa de su madre en Tolosa corren por su cuenta. No es barato criar a un enfermo mental. Un error en el par 21 sale caro. En todos los sentidos, caballeros». ¿Cuál es el secreto para que los zapatos de la fuente fulguren con ese poderío? Se trata de un miembro del staff desde la primera hora. Un auténtico convencido. No lo disuadieron los llamados intimidatorios. Tampoco el sobre amenazador que llegó a su casa.
«La hija con síndrome de down de la Senadora Falsa Abogada tiene 36 años. El padre de la bestia… No es Néstor. Es de un antiguo montonero. Ella era demasiado joven. Él demasiado viejo. Una falencia genética puede tenerla cualquiera. La Senadora es una cualquiera». Llegar al hombre de los zapatos fulgurantes ahora en La Biela en fácil. Quienes ya lo han hecho saben que pueden encontrarlo ciertos sábados al mes en cierto centro médico especializado en padecimientos infecciosos.
«Las discusiones en la casona de la Avenida Alvear han sido salvajes. Él no está contento con la recuperación de la hija perdida de su actual esposa. Ella intenta hacerla patinar con sus propios patines. Los mismos que usa en Olivos. Pero no hay caso. No logra el equilibro. Falla. Se cae. Una vez él mismo quiso ayudarla. Quiso expresarle algo de la adhesión paternal que la nena nunca había conocido. Ella lo vio a solas con la nena y le recriminó que fuera demasiado cariñoso». El encono en el staff contra la fuente –zapatos relumbrantes, infaltables gemelos de oro con sus iniciales, corbata de seda italiana–, es siempre el mismo: contar sus datos, primero, en cierto centro de infectología. Y, después, en La Biela. Pero su labor de infiltración en el corazón del kirchnerismo es pura: un juez de la Corte Suprema, un juez pro-abortista, un juez a favor de la despenalización de ciertas drogas blandas, lo ampara casi con la misma ternura con la que le suministra información.
«La misma Hebe se ocupó de recuperar a la niña de 36 años desde 2003. No fue gratis, por supuesto. La Senadora le dirigió giros suculentos a través del Banco Macro. Todos partían del mismo lugar: la cuenta número 0125015321154 en el Banco Nacional de Cuba. Apenas la localizaron, a la portadora del par 21 deficiente, los sicarios de Hebe la reubicaron tan sana como pudieron en Tolosa al cuidado de la señora Ofelia, que se resiste a usar cualquier pañuelo en la cabeza. A propósito, ¿conté por qué las listas detalladas de los llamados telefónicos desde la Universidad de Hebe rebalsan de números ubicados en Madrid?
La próxima sigo contando...

Comentarios

disculpen mi humilde opinión pero seamos claros en nuestras expresiones yo mi adolecensia la pase en la epoca militar y la unica parte que me gustaria que volviera de ellos hera la tranquilidad que se respiraba en las calles no habia tanto chorro y malandras sueltos, ahora la fina linea del delito se hiso como la nueve de julio y en cuanto a los demás muchachos, hace 3 décadas que existen las urnas aclaro no soy oficialista ni contra soy argentino y laburante y gracias a dios laburo desde los 14 años y complete todos los estudios y al unico que le debo algo en la vida es a mi padre que me enseño un oficio y no a ser vago como los de ahora (padres vagos + hijos vagos igual nietos chorros y nietas prostitutas )pido las disculpas por mi ultimo comentario

realmente es un asco , desde el que hace el blog hasta los comentarios. Si estan en contra de los K, porque no hacen como los K, se juzga a los militares por los crimenes que cometieron, o a Menen por los delitos economicos que cometio, pero, jamas escuche decir que Videla era marica ocornudo, se dice que los gobiernos radicales fueron malos, por que cometieron errores en su conduccion, pero nadie se mete en su vida personal, Los gobiernos militares, permitieron que Martinez de Hoz hiciera lo que le diera la gana con el pais pero nadie dice nada de la vida intima de semejantes personajes, a lo sumo el alcoholismo de Galtieri. Lo que me gustaria, , aunque me tilden de iluso es que ahora juzguen a los empresarios y politicos que llevaron al pais a la situacion que lo llevaron y que estallo en el 2001 y, eso implica lguna responsabilidad radical, militar menemista etc, pero la critica siempre es sobre su actuacion publica. me molesta tanta desmemoria

LO QUE TE FALTABA LOCAAAAA !!!! CON RAZON TENES UN REVIRE DE LOCOSSSSSS !!!! LO TENIAS GUARDADITO EHHH ??? .. TODO SE SABE EN LA "VIDA" ...

jajajajajajajajajajjajajajajajajjajajajajjajajajajajajajajajajajajajajjajajajaj!!!!!

Era amigo personaql de Nestor y este medijo que Cristina nunca lo engañó- El siempre se dio cuenta- JAJA

yo no juzgo a nadie pero si es cierto lo de la presidenta para q ocultarlo., porq no lo saca a la luz... yo creo q nadie la juzgaria con algo tan serio..., peor es esconder algo tan serio como un hijo..., hay q pensar bien

escuche que cristina negaba a su hija cuyo padre es Capitanich 8(padre) , no me asombro ,no se puede esperar menos de un ser tan soberbio y despreciable. PIENSEN EN EL CUARTO OSCURO ,ES LA UNICA MANERA DE SACAR DE RAIZ Y PARA SIEMPRE EL PEOR GOBIERNO QUE TUVIMOS LOS ARGENTINOS

... y si, son montoneros ... por el monton mierda que representan ...

Les cuento que el relato supra detallado es GRACIOSO, pues habla de chorra y por otro lado no paga las cuenta del aludido nosocomio, habla de un largo numero de cta. de banco cubano y las ctas. de bancos cubanos, arrancan con letra numero y luego letras, el lugar donde dice estar internada cerro hace mas de diez años, porque no te pones a trabajar que vas a aportar algo a este pais.

argentinos: nestor Kirchner y cristina montonero experto en secuestros y terrorismo da cátedra en colombia December 30 2007 at 5:13 PM FARC solo con EXPERTOS (no login) de la dirección IP 200.59.39.22 -------------------------------------------------------------------------------- ¿KIRCHNER MONTONERO? El análisis político y económico de los doctores Vicente Massot y Agustín Monteverde La idea de que el gobierno del presidente Néstor Kirchner es montonero no resulta nueva. Desde el mismo momento en que el santacruceño recibió el bastón de mando de manos de Eduardo Duhalde y comenzó su gestión, rodeándose de ex–miembros de la citada organización terrorista, no fueron pocos los que creyeron ver en la actual administración una marcada tendencia setentista, tanto más notable cuanto que contrastaba nítidamente con la ausencia de todo reivindicación —por parte de Kirchner, en sus años de gobernador de Santa Cruz— de los desaparecidos, los derechos humanos, la guerra revolucionaria y otros tópicos distintivos de las izquierdas y del progresismo en general. ¿Es este un gobierno montonero? La pregunta, que se las trae, necesita ser contestada sin cortapisas. Pero la respuesta, a la vez, requiere algún prólogo. Hay quienes suponen que, por el solo hecho de haber convocado a colaborar en la función pública a distintos integrantes de la banda que hace más de treinta años lideraba Mario Firmenich, Néstor Kirchner merece ese calificativo. Claro que una visión semejante parece pasar por alto que Carlos Menem, en su momento, también tuvo entre los integrantes de su staff de colaboradores a varios ex–guerrilleros. Por tanto, carece de sentido sostener que el gobierno presente es montonero en razón de que Rafael Bielsa —otrora ministro de Relaciones Exteriores— tanto como su sucesor, Jorge Taiana, al igual que el diputado oficialista Miguel Bonasso y tantos más, pueblan sus filas. Al fin y al cabo, no sólo Taiana sino también Bielsa —cierto que en una función poco significativa— estuvieron en la administración menemista. Hay otros, todavía más exagerados, que estarían dispuestos a jurar por lo más preciado que en algunas de las organizaciones piqueteras que existen —de manera especial en la que lidera Luis D’Elía— hay una cierta semejanza con la organización Montoneros. No es que las consideren facciones idénticas, aunque puntualizan no sin marcada preocupación, que en el clima de violencia que se vive en la Argentina y en las formas prepotentes que caracterizan al mencionado mandamás piquetero, anida el espíritu de los montoneros. La comparación, sin embargo, tiene algo —por no decir mucho— de forzada. Es cierto que la prácticas dignas de una patota callejera que acostumbra desenvolver contra sus adversarios Luis D’Elía nada tienen de civilizadas. No lo es menos que, aún en la inaudita toma de la comisaría de La Boca —el hecho de violencia más sonado que protagonizara el hoy subsecretario kirchnerista— no hubo un plan orquestado para secuestrar armas o matar policías. Confundir a D’Elia o a cualquier otro de su especie con Firmenich o Quieto no resiste ningún análisis serio. El abismo que los separa —y sería inconcebible no reparar en ello— es la disposición de matar y de morir, característica de los subversivos setentistas, por completo desconocida en los aprovechados piqueteros oficialistas. No hay punto de comparación entre un pasamontañas y un garrote con una ametralladora. Por fin, están los que se dejan atrapar por cierto discurso setentista del santacruceño respecto de nuestro pasado. Para éstos, cuando Kirchner reivindica a los 30.000 desaparecidos y, sin matices de ningún tipo, considera que con ellos cayó lo mejor de la juventud argentina, lo que está haciendo es lo mismo que los montoneros. Bastan las simpatías intelectuales del presidente para convertirlo en un montonero treinta años después.¿Que Horacio Verbitsky tiene arte y parte en el trazado de la política militar y en la designación de determinados funcionarios? Es verdad. ¿Qué Miguel Bonasso le parece al matrimonio Kirchner un escritor de primera? Es verdad. ¿Qué Carlos Kunkel es una suerte de lenguaraz presidencial que muchas veces anticipa lo que su jefe no puede decir en público? También es verdad. Aunque tamañas certezas y muchas otras por el estilo, que podrían enunciarse casi sin solución de continuidad, lo único que demuestran es que, efectivamente, éste es un gobierno que ha recepcionado en su seno a muchos miembros del ERP y de Montoneros en una gestión que, lejos de buscar la reconciliación nacional ha tratado de exacerbar los odios todavía latentes entre los argentinos. Que haya montoneros en esta administración y que la visión en determinadas cuestiones públicas sea coincidente con la que expresan quienes hace tres décadas pertenecieron a esas bandas armadas revolucionarias, no cierra la cuestión planteada ni mucho menos. Entre otras razones porque no todos los montoneros de ayer piensan hoy lo mismo que en 1970. Si fuese por las líneas de razonamiento que acabamos de enumerar a grandes rasgos, habría que decir que Lula o quienes acompañan a Michelle Bachelet en Chile son marxistas en virtud de su pasada militancia. Bien está no olvidar los orígenes de los actores políticos a condición de saber que las fotografías —sobre todo si son antiguas— resultan menos importantes que la película que refleja, en movimiento, su pasado y su presente. Y sus conmilitones, que algo todavía conservan de su militancia juvenil, lo guardan celosamente en algún lugar del corazón. La impronta montonera se transparenta en la metodología de jugar continuamente a todo o nada . Kirchner, como animal político, busca sólo el poder y en esa búsqueda confronta sin medir riesgos. Cuando nos preguntamos porqué permite que D’Elía haga tal o cual cosa; cuando avala los aprietes de Guillermo Moreno a los empresarios; cuando embiste al mismo tiempo contra las Fuerzas Armadas, la Iglesia y los empresarios, lo que hay que tener presente es que desconoce los grises. Si no se entiende la metodología es inútil tratar de contestar el porqué de sus decisiones. Esta en su naturaleza. De la misma manera que estaba en la naturaleza del todo o nada matarlo a Rucci y tirárselo al General para que se diese cuenta de quiénes tenían los fierros, o pasar a la clandestinidad y buscar el golpe militar conforme a la idea de que “cuanto peor, mejor”. Solo en la convicción de que siempre hay que apostar a todo o nada el gobierno de Kirchner se parece a la organización Montoneros. Nada más.

Añadir un Comentario: